Regala literatura.

Estas fiestas regala un buen libro. Regala literatura solanera. Tienes mucho donde elegir: fantasía, naturaleza, poesía, romántica, libros de no ficción...
Piénsalo. Un libro siempre es un buen regalo y los autores solaneros tenemos mucho que ofrecerte. 
     Yo, personalmente, te invito a viajar a la Sevilla del XVI y a sumergirte en una aventura increíble. Acompañada a Ernesto Sacromonte y su tripulación a través de sus casi mil páginas y embárcate en la Doña Elena. Vive el misterio, el peligro, el amor, la traición, la lealtad y la venganza. Conoce a personajes increíbles y revive el esplendor pasado de ciudades como Sevilla o Venecia.
¿A qué esperas? ¿Formarás parte de La Leyenda?
     Ahora precio especial: los dos libros ("Te juro lealtad" y "Te juro venganza"), marca páginas y pergamino con prólogo inédito por solo 26€ (más gastos de envío)
¿Lo quieres? Envíame un mensaje. ¡La dedicatoria es gratis!




¿Cultura gratis? No; cultura pública.

Antes de empezar quiero aclarar una cosa: la cultura gratis y legal existe. Existe cuando un autor —en esta entrada hablaré de libros— pone su novela gratis para que los lectores la descarguen. Los motivos son muchos y van desde una actuación puntual para promocionar la obra hasta el objetivo de ganar lectores y visibilizarse, pasando por “no voy a vivir de esto y quiero que me lean, por eso la cuelgo gratis”. En cualquier caso, cuando es decisión del autor, es cultura gratis. Y legal.

Lo que no es ni gratis ni legal son las páginas de descargas piratas. Estas páginas se refieren a sí mismas como difusoras de cultura y distribuidoras de contenidos para hacerlos más accesibles a todo el mundo. Es falso; su única razón es el lucro. Pero no voy a entrar a criticar, valorar u opinar sobre estas páginas. Si tú has decidido descargar de dichos sitios sin valorar otras opciones ni plantearte que estás perjudicando al autor y a la cultura en general es tu problema y yo no voy a gastar mi tiempo en intentar convencerte. Y no hablo de perjudicar a grandes editoriales, sino a editoriales pequeñas o autores auto publicados.
¿Qué porqué me pongo así? Es fácil: hace tiempo descubrí que mi novela estaba fusilada en páginas de descargas ilegales. Mi primera reacción, la lógica, fue cabrearme como un crío al que le acaban de quitar la piruleta, frustrarme e indignarme. Mi novela, la que me había llevado 6 años escribir, la que tenía —y tengo— a 0.99€, está colgada para su descarga ilegal. Tras el enfado, decidí hablar con compañeros escritores para tener varias perspectivas. Al final llegué a la conclusión de que existían tres alternativas, ya que el cabreo por sí solo no llevaba a ningún sitio:
1-Pasar del tema y no hacer mala sangre.
2-Denunciar ante las autoridades.
3-Denunciar ante Google para que las quitaran del buscador (esto les hace mucha pupa).
Elegí la cuarta. Y la elegí cuando alguien muy cercano me dijo que estas páginas me darían visibilidad a pesar de todo. Es cierto, pero no es menos cierto que yo no he dado permiso ni quiero estar en dichas páginas. Como digo, deseché las tres opciones y me quedé con la cuarta: dar un paso adelante y colgar mi novela gratis, y además de forma pública.
Así que me puse en contacto con EBiblio Castilla la Mancha para poner a disposición de los usuarios de bibliotecas mi novela. Tras semanas de gestión, ya está disponible. Ojalá pueda subirlo a las plataformas de todas las comunidades autónomas.

Algunos compañeros me dicen que esto es claudicar, que vivimos de nuestro trabajo y que ponerlas gratis no es más que deslegitimar a quienes no las ponen.
Yo no lo veo así, básicamente porque la cultura pública no es gratis. La cultura púbica es un bien por el que hay que luchar todos los días. Sin entrar en política, todos los ciudadanos tenemos el derecho y el deber de exigir una cultura pública de calidad. Cuesta mucho dinero mantener, por ejemplo, la red de bibliotecas. Un dinero que sale de nuestros bolsillos y que sirve para hacer accesible —de verdad— dicha cultura a la gente con menos recursos. No todo el mundo puede comprarse uno, dos o veinte libros y no por ello debe renunciar a leer. La cultura es un bien irrenunciable. ¿Por qué no aprovecharse entonces de estas plataformas? Los autores noveles y poco conocidos tenemos una red de difusión y promoción pública, legal y capaz de llegar a muchos lectores, algunos de los cuales comprarán la novela que acaban de leer si es que les ha gustado. Quizá sea otra manera de combatir la piratería.

Mas en mi caso, hay otra razón para colgarla. Dicha razón no es otra que “pagar” la deuda que tengo con las instituciones, especialmente con el área de cultura de la Solana. Como escribí en esta entrada, las instituciones se han volcado conmigo siempre que he presentado libro. He tratado de corresponder donando un ejemplar en papel a las bibliotecas donde he presentado libros (Valdepeñas, Alcalá de Guadaíra, Sevilla, La Solana…), pero mi conciencia me dicta que debo ir más allá. Soy un firme defensor de lo público, de la cultura pública, por lo que siempre subiré a esta plataforma cualquier libro que auto publique.


Y si has llegado hasta aquí, voy a pedirte un favor: no descargues libros de páginas piratas. Si es un libro famoso o de un autor conocido, puedes sacarlo de la biblioteca. Si es de un autor novel y no te puedes permitir comprarlo, contacta con él y pídeselo. Dile que no puedes comprarlo pero tampoco quieres piratearlo. La mayoría de ellos te mandarán un ePub con mucho gusto. Defiende la cultura pública.

Sacromonte y el Ministerio del Tiempo.

Cuando era estudiante odiaba la historia. Puede que se debiera a mi vagancia adolescente o, tal vez, a que veía esa asignatura como un batiburrillo de fechas, hechos y reyes tedioso de memorizar. Y si la clase me pillaba tras el bocadillo tenía que hacer grandes esfuerzos para no quedarme dormido en mitad de la lección (más de un compañero daba alguna que otra cabezada). No había pasión ni épica. No había motivación alguna más allá de ver impresa en el libro de texto la fotografía de algún cuadro con referencias bélicas. Mi preferido era “La rendición de Breda”, de Velazquez. 

Años después, Ernesto Sacromonte irrumpió en mi vida. Tal era —y es— la fuerza del pirata que me obligó a darle una vida y una ambientación histórica. Las aventuras de dos hojas sin ningún rigor se quedaban cortas y no le hacían justicia; sus luchas, batallas navales y tramas necesitaban encuadrarse, ponerles un escenario a corte con la épica que el personaje posee. Necesitaba darle un barco acorde a la época y unas andanzas delimitadas en el tiempo. Y aquí fue cuando caí un mundo increíble: la historia de España (y por extensión, de todo el mundo). El descubrimiento de América, los Reyes Católicos, Carlos I, Sevilla, las alianzas europeas… Si la actualidad os parece abrumadora y cambiante, os recomiendo investigar un poco sobre el siglo XVI. Cada año pasaba algo que agitaba todo, y encima sin la inmediatez de los medios con los que contamos ahora. Apasionante; un Juego de Tronos europeo multiplicado por diez pero sin dragones —y ni falta que hacian— en el que España llevaba la voz cantante. Es nuestra Historia la que le da a “La leyenda de Ernesto Sacromonte” un plus de fuerza y su verdadera esencia. 

¿Y cómo pude pasar de sentir aburrimiento por la historia a interesarme por ella? Porque creo que la historia no está hecha para ser memorizada sino mostrada. Porque no se puede pretender que alguien con catorce años engulla y luego escupa en un examen. La historia hay que contarla, enseñarla dándole la magia que tiene. Y merece. Hacen falta más batallas “de Cagayán” en las clases y menos listas de reyes Godos. El resto, el aprender fechas, hechos y reyes, vendrá solo. Y creo que el “Ministerio del Tiempo” hace muy bien este papel.

Sinceramente, TVE no podía permitirse maltratar esta serie tal y como ha hecho (rondar el millón de espectadores empezando los lunes a las 23:00 y después de Cárdenas es un milagro, no un fracaso), ni mucho menos puede permitirse el prescindir de ella. ¿Por qué? Porque enseña nuestra historia y lo hace entreteniendo. Porque pone al espectador ante unos hechos del pasado y lo hace con algo tan simple como genial: mandar a la patrulla a impedir que tal hecho histórico se vea alterado. Así nos hacen partícipes de un pasaje real desde un punto de vista actual, mostrando acontecimientos que, seamos sinceros, no teníamos ni idea de que ocurrieron. Yo mismo desconocía que el Alcazar de Madrid se quemó, que hubo un grupo de soldados españoles conocidos como “los últimos de Filipinas” o que existió un señor apodado "el Empecinado" que fue clave en la guerra de la independencia. Y como yo, muchas personas que tras ver el capítulo, y gracias a las herramientas didácticas que la propia serie ha creado, decidimos informarnos un poquito más. Por supuesto que no existe un Ministerio que viaja por el tiempo, que Alonso no se enfrentó espada en mano a Fadrique en pleno siglo XXI ni que Amelia poso desnuda para Goya, pero gracias a estos personajes sabemos más de los increíbles Tercios españoles o de la lucha de la mujer en el siglo… bueno, en todos los siglos. He escuchado a algún crítico de TV atacar al Ministerio del Tiempo por usar teléfonos móviles en el siglo XV y me parece un error. Esto es ficción y lo sabemos todos; su formato no es divulgativo y no debería cuestionarse ya que nadie cuestiona que los anticuerpos humanos sean representados por naves espaciales en “La vida es así” o que Carl Sagan se subiera en una nave a recorrer el “Cosmos”. Si no se cuestiona en programas documentales, ¿porqué aquí sí? Ficción de la buena para entretener. Y si encima se aprende, mejor.

No voy a contar lo que en otros artículos he leído, como que la serie ha ganado infinidad de premios que dan a la pública un prestigio que no tiene, que en la faceta transmedia y redes sociales va cuatro paso por delante del resto o que ha logrado fidelizar a un sector joven de espectadores que ni se acordaban que existía un canal llamado TVE (y, por extensión, de su maravillosa web). Lo que sí me parece una pena es que se acabe una serie que ha mostrado nuestra historia, incluyendo sus grandezas y miserias. Una serie de la que TVE no debe prescindir pero que no se merece por el maltrato que le ha dado. 
En fin, volveremos a disfrutar de sus tres temporadas en otros formatos. Ojalá una cuarta.

#HonorYReputación 

Francisco Hergueta. 

¿Quieres una botella?

ACTUALIZADO.


Este concurso ha finalizado. Los ganadores son Gabriel y Cristina, quienes participaron con dos fotos y consiguieron sus botellas. 


Vale, sé que os prometí un vídeo, pero Francisco no ha considerado oportuno el que lo grabase hoy. 
En cualquier caso os prometí una pequeña sorpresa y aquí la tenéis.

Como sabéis, y si no lo sabéis os informo ahora mismo, el próximo 4 de octubre es mi cumpleaños. Y aunque admito toda clase de regalos, este año el regalo os lo haré yo a vosotros, concretamente a tres personas. Pero vamos por partes. 

¿Qué regalo os voy a hacer? Pues el que aparece en la foto. Es una botella de cristal con la bandera de Sacromonte, la misma que luce La Doña Elena. Esta botella es especial, ya que la han pintado a mano los chicos y chicas del Centro Ocupacional “Virgen de Peñarroya”, por lo que tiene un punto solidario. Os invito a conocer  todo lo que hacen allí, ya que tienen cosas realmente bonitas. Si compráis o encargáis detalles les estaréis ayudando a mantener el Centro. 

Vale, pero…¿Cómo conseguís el regalo? Pues muy sencillo: basta con que respondáis a esta entrada de Facebook, colgando una foto vuestra con uno de los dos ejemplares de la Leyenda de Ernesto Sacromonte. Da igual que no salga vuestra cara o que salga, da igual el sitio… lo importante es que sea una foto original. Dadle al coco que las tres mejores van a llevarse una de estas botellas. Podéis participar por aquí o vía Twitter. Entre todas elegiremos a las tres mejores. 

Tenéis de plazo hasta el 4 de octubre. Lógicamente enviaré las botellas a territorio nacional, por lo que si participas desde fuera de España sustituiré la botella por otro regalo. 


¡A PARTICIPAR!

¡Últimas unidades!

¡Quedan 5!

Y no habrá más.
Consigue tu pack antes de que se agoten.

"Te juro lealtad" + "Te juro venganza" + marcapáginas + pergamino con prólogo inédito, todo por 26€. (Más gastos de envío) 
Acompaña a Ernesto Sacromonte y a toda su tripulación y vive una aventura épica a través de sus casi mil páginas. 
¿A qué esperas? ¿Formarás parte de la Leyenda?

Contacta conmigo vía mensaje o en el correo contacto.francisco.hergueta@gmail.com

Interesados en reseñar o hacer presentaciones de mis novelas:

*A blogs y webs literarios, blogs de reseñas, booktubers…

     Si estáis interesados en reseñar o comentar mi duología “La leyenda de Ernesto Sacromonte”, podéis contactar conmigo a través del correo contacto.francisco.hergueta@gmail.com o bien enviándome un mensaje a mis redes sociales (facebook y twitter). Estaré encantado de enviaros un ePub (libro electrónico, no envío papel) con ambas novelas. Al final de esta entrada dejaré ambas sinopsis, aunque puedo adelantaros que estáis ante una aventura de piratas españoles ambientada en pleno siglo XVI.
     Será un placer atenderos para solucionar cualquier duda. 
     Un saludo.

*A bibliotecas, librerías, clubes de lectura o cualquier otra entidad que esté interesada en hacer una presentación de mi duología “La leyenda de Ernesto Sacromonte”.

     Esta novela, como dije en el párrafo anterior, es una aventura de piratas españoles ambientada en el siglo XVI. Al final de esta entrada dejaré ambas sinopsis. 
Si bien mi trabajo y mi situación familiar me dejan menos tiempo para estas actividades, será un placer mantener contacto e intentar cuadrar fechas y horarios para dicha actividad. 
     Mis presentaciones han tenido buena aceptación del público asistente, ya que me gusta hacerles partícipes de todo lo que voy contando. En ellas, mezclo pasajes interesantes de la historia del siglo XVI, contando curiosidades de Sevilla, Venecia, Ámsterdam, detalles de la navegación, de la vida en esos años… intercalándolos con los personajes y tramas de mi novela. 
     He presentado en La Solana, en Valdepeñas, en Alcalá de Guadaíra, en Sevilla… y también he hecho reuniones con grupos de lectura. De todas ellas he recibido buenas críticas, logrando que los asistentes se impliquen, pregunten, comenten…
     Es importante dejar claro que hago estas presentaciones por dos motivos: el primero no es otro que darme a conocer y presentar mi obra. El segundo es vender libros, por lo que siempre llevo ejemplares para poner a la venta. Si sois una biblioteca cuyas normas impiden esta actividad, podría realizar la presentación siempre y cuando no me suponga un gasto o perder horas de mi trabajo. Si sois una librería, entiendo que pediréis un porcentaje de las ventas. Puedo enviaros las novelas en formato ePub (libro electrónico, no mando papel).
     Todo es cuestión de hablarlo. Será un placer atenderos para solucionar cualquier duda en el correo contacto.francisco.hergueta@gmail.com
     Un saludo. 



Datos de las novelas.

     Novela ambientada en pleno siglo XVI, concretamente en el 1524. Tiene a Sevilla como escenario principal, aunque también Venecia es protagonista. 
Su personaje principal es Ernesto Sacromonte, un legendario pirata español que está bien acompañado por Juan y Diego, sus amigos y hombres de confianza. 
     El personaje malvado es Rodrigo de Alcoza, Duque sevillano. También es interesante mencionar a otros personajes tales como Carlo Colucci y su hija Isabela, la esclava Dana o el temible corsario inglés John “el Tuerto” Stake. 
     A medida que nos adentremos en la novela iremos conociendo a otros personajes tan potentes como carismáticos. 
     Es importante mencionar que la segunda parte, titulada “Te juro venganza”, engloba a su vez dos partes, incluídas lógicamente en el escrito, ya que, inicialmente, “La leyenda de Ernesto Sacromonte” estaba pensada como una trilogía. Sinceramente, y visto el resultado final, queda mucho mejor como duología, por lo que la segunda parte es más larga que la primera. A continuación dejo las sinopsis:


Primera parte: 
Te juro lealtad. La leyenda de Ernesto Sacromonte.
Disponible en formato físico y digital.


Sevilla, mil quinientos veinticuatro. Tras rescatar a una esclava de las garras del temible duque de Alcoza, el pirata Ernesto Sacromonte es contratado por Carlo Colucci, rico comerciante veneciano, para capitanear su nuevo navío: la “Doña Elena”. Este hecho desatará la ira de la hija de Carlo, Isabela, quien tratará por todos los medios de destruir a Sacromonte.
Además, el pirata ha de enfrentarse a los esbirros del duque, Rodrigo de Alcoza, quienes trataran de recuperar por todos los medios a Dana, la esclava robada. 
Por si fuera poco, un misterioso hombre apodado “Muerte” resurge del pasado de Sacromonte clamando venganza. 
Enemigos que pretenden matarle, aliados que esconden secretos y unas aventuras que llevarán al protagonista y a su tripulación a recorrer los mares, viajando a Ámsterdam o Venecia, ciudad en la que tendrán que usar todo su ingenio y enfrentarse al mismísimo Dux si quieren sobrevivir. 
Una aventura cargada de luchas a espadas, de porfías, de batallas navales y de personajes que no te dejarán indiferente. 
¿Formarás parte de La Leyenda?


Segunda parte:
Te juro venganza. La leyenda de Ernesto Sacromonte.
Disponible en formato físico. (Próximamente en digital)


Sevilla, octubre de 1524
Rodrigo de Alcoza no perdonará la humillación sufrida y tratará de castigar a sus enemigos de manera cruel y despiadada. Al tiempo, y confabulado con el inquisidor general Luis de Besuán, planeará el asalto definitivo al trono de Carlos I. El duque no permitirá que unos simples piratas se interpongan en su glorioso anhelo y los aplastará sin titubear.
¿Podrá Sacromonte enfrentarse a tales monstruos y proteger a los suyos? Su única opción será escoger un camino maldito y solitario, renegar de su esencia y enfrentarse a sí mismo; a todo en lo que ha creído. Deberá transitar en los recovecos más oscuros de su alma mientras la venganza le consume. ¿Será un camino sin retorno? ¿Logrará mantener a salvo a su familia o el precio a pagar por enfrentarse a los poderosos resultará demasiado alto? Para vencer tendrá que convertirse en aquello que más odia.

Porque solo un demonio puede derrotar a otro demonio.

La Solana. Pueblo para escritores.

     España no es país para escritores. Hace falta ser un literato consagrado para poder vivir de las letras o, en su defecto, formar parte de la farándula patria. El caso es que entre IVAs, piratería, desprestigio y devaluación de la cultura y demás circunstancias que cada cual capea como puede, nuestro país no es el mejor para dedicarse a esto. Estamos muy lejos de Noruega. 

     Sin embargo, no quiero ponerme en plan derrotista sino todo lo contrario. ¿Por qué? Porque tengo la inmensa suerte de vivir en un pueblo donde sí se fomenta la escritura. 

     Ser autor novel y auto publicado, como es mi caso, significa embarcarse en una aventura llena de incertidumbres, dificultades y obstáculos; una aventura en la que pocas veces eres profeta en tu tierra. Pues bien, esto no ocurre en La Solana.

     El Ayuntamiento, a través del área de cultura, da todas las facilidades a los que nos dedicamos en mayor o menor medida a esto de escribir, además de poner a nuestra disposición una serie de herramientas que resultan muy útiles. 
Herramientas como, por ejemplo, el servicio de publicaciones de La Solana, un servicio mediante el cual cualquier autor solanero o que escriba algo relacionado con La Solana puede publicar con una editorial de manera gratuita. Evidentemente asumiendo una serie de condiciones y pasando cierto criterio de calidad (no publican cualquier cosa).

     Además, tanto si publicas con este servicio como si lo haces con otra editorial o por tu cuenta, el Ayuntamiento y la biblioteca pública ponen los medios materiales y humanos para promocionar y dar visibilidad a tu obra en La Solana. 
Existe en la biblioteca una sección local, la cual recoge todos los libros de autores solaneros o cuyas obras estén relacionadas con La Solana, desde cronistas a autores de ficción pasando por ensayos y artículos periodísticos. 
La biblioteca también cede sus espacios para presentaciones y actos de lectura, contando con un club muy activo en este sentido. Puedo asegurar por experiencia propia que la biblioteca siempre va a tenderte dos manos cuando necesites ayuda, desde consejos y orientación hasta, como digo, espacios y personal para presentaciones. 

     Desde el Ayuntamiento se llevan a cabo una serie de acciones para promocionar a autores que resultan muy útiles y eficientes, desde la cesión de espacios (presenté mi segunda novela en el palacio Don Diego) hasta la colaboración de los miembros de su corporación (el Alcalde me acompañó en las dos presentaciones y miembros tanto del Ayuntamiento como de la biblioteca se sumaron a los actos). Se adquieren varios ejemplares para su distribución en biblioteca, colegios e institutos, lo cual se traduce en más difusión sin que ello suponga un desembolso elevado para las arcas municipales (los libros comprados no llegan a la veintena). Y, por si fuera poco, el área de cultura ha creado “La semana de las letras” que, coincidiendo con el día del libro, aglutina una serie de presentaciones de autores locales y que culmina con el reconocimiento institucional a dichos autores. Para mí fue un honor y un privilegio compartir el primero de ellos con mis compañeros y compañeras. 

     Los medios de comunicación, tanto públicos como privados, locales y regionales, se hacen eco de estas noticias, permitiéndonos llegar a un mayor número de potenciales lectores. He tenido el placer de participar en varias tertulias y entrevistas, con la consiguiente repercusión. Sinceramente es una alegría que cualquiera de estos medios te llame para interesarse por tu faceta de escritor.

     Por último, y creo que es lo más importante, destacar la implicación de mis vecinos y vecinas. Todas estas actividades quedarían en nada si la gente no respondiera. Y responde. He sentido su cariño y apoyo a cada paso que he dado.

     En definitiva, puede que España no sea país para escritores, pero La Solana, mi pueblo, es un oasis en el que tengo la suerte de vivir. Y estoy seguro que habrá muchas otras localidades que también fomenten su cultura. No hacen falta muchos medios económicos que castiguen las ya castigadas arcas; la voluntad, las ganas y el ingenio han conseguido que en La Solana, los autores nos sintamos queridos y respaldados. Somos profetas en nuestra tierra y no hay mejor sitio donde empezar una carrera que en tu propia casa, así sabes dónde tienes que volver cuando te sientas perdido. 


     Desde aquí, mi agradecimiento a las personas que hicieron posible todo lo que aquí he reflejado. 
El día 11 de julio me entrevistaron en el programa "La Colmena", de radio Castilla la Mancha. Fue un placer charlar con Vega Hernández. Podéis escuchar la entrevista a partir del minuto 21.

http://www.ivoox.com/19748731

Al principio fue el papel.

Pertenezco a esa generación que ha pasado de lo analógico a lo digital en pleno proceso de aprendizaje.
Cuando era un adolescente, la innovación musical se llamaba CD, un ordenador multimedia era ese equipo a color que tenía altavoces y un programa para dibujar y lo más “molón” de un móvil era la capacidad que tenían de mandar sms. 160 caracteres que exprimíamos al máximo para contarnos nuestra vida, obra y milagros sin gastar una peseta —sí, eran pesetas— de más. Y, por supuesto, los libros eran físicos. Comprados, sacados de la biblioteca o prestados por alguien, pero eran de papel. Las tabletas eran de chocolate y las pantallas táctiles cosa del cine de ciencia ficción. Entenderéis que no supiera decir “e-book” cuando saqué mi primera novela.

Y ahí estaba yo en 2014, con una aventura que narrar al mundo y sin tener ni idea de maquetar, mucho menos hacer un ePub que saliera decente. Invertí muchas horas en aprender a maquetar tanto para digital como para papel. Muchas horas que se vieron recompensadas, no sin problemas, con un buen trabajo.

Hoy, tres años después, “Te juro venganza” ya está disponible en formato físico. Lo que con “Te juro lealtad” supuso un retraso de dos años y muchos quebraderos de cabeza, en esta nueva novela ha sido la primera opción y no por preferencia mía, sino por las continuas dificultades que me encuentro a la hora de publicar en formato electrónico. Y eso teniendo en cuenta que el ePub fue lo primero que hice —cosas de la experiencia—.

Os voy a ahorrar el aburrido relato de la ristra de trabas, problemas y obstáculos, pero puedo prometer y prometo una cosa: saldrá en digital. Muchas personas me lo habéis pedido, personas que en su día confiasteis en dos desconocidos como éramos Ernesto Sacromonte y yo. Nos disteis una oportunidad y ahora, tres años después, queréis volver a leer estas aventuras en vuestro formato preferido. Lo tendréis.

Solo quiero pediros disculpas por este retraso, lo solucionaré a la mayor brevedad posible. Cosas de la técnica.


Y es que al principio… siempre fue el papel.